Viajar en familia en autobús puede ser algo maravilloso y divertido, pero puede convertirse en una locura por la impaciencia de los más pequeños. Los viajes largos sin casi moverte aburren a cualquiera, aunque si tienes la suerte de que tu hijo se duerme, se hará más llevadero, pero si no lo hace, es mejor que estés preparado.

Antes de salir, prepara la maleta con juegos y actividades adecuadas para su edad, si no quieres que se aburran.

1.La tecnología

La tecnología es un buen aliado en los trayectos largos. Puedes optar por diferentes formas de entretenimiento: películas, juegos educativos, música, etc. Pero tampoco hay que abusar de la pantalla, así que tendrás que tener más alternativas para el viaje. Los juegos tradicionales nunca fallan…

 

2. Juego de cartas 

Juego de cartas, con su caja. Entre ver las cartas y meterlas en la caja  están entretenidos un buen rato. A los niños les gusta meter y sacar objetos de los sitios, ¡pues que mejor entretenimiento que hacerse con una buena baraja y una cajita para entretenerlos durante un rato!

 

3. Candados y llaves

¡Esto les va a encantar! Una idea con la que entretener a tus hijos durante un buen rato es hacerte con un buen número de candados y llaves. Encontrar la llave para cada candado los distraerá, pero ojo, asegúrate de tenerlas todas bien atadas para no tener que estar recogiendo llaves por el suelo. Puedes atar las llaves  con un trozo de lana pero que queden holgadas para que no se pierdan. Según le van cogiendo el truco, ve aumentado los candados.

 

4. Las palabras encadenadas

Cuando se trata de niños que ya saben separar las palabras por sílabas, este juego puede resultar muy educativo. Se trata de comenzar por una palabra e ir encadenando la terminación con el inicio de una nueva. Si se trata de niños más pequeños pueden jugar fijándose en los sonidos de la terminación y el inicio de las palabras.

 

 

5. El cuento inventado

La imaginación de los niños es inmensa así que sacarle provecho en un largo viaje en coche es una de las mejores ideas que puedes tener. Todo el mundo conoce cómo empieza un cuento “érase una vez…”. Lanza la fórmula cuando ya estéis en pleno viaje y que cada miembro de la familia añada un par de frases cada vez que sea su turno. Saldrán cuentos de lo más originales. Eso sí, existen reglas: prohibido volver para atrás la trama, recuerda que aquí lo importante es adaptarse a lo que ha dicho el anterior jugador. Y, por supuesto, sólo vosotros decidís cuándo es el “y fueron felices y comieron perdices”.